Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 32 invitados conectado

“Non Stop” (Sin escalas): Tensión de alto vuelo

non-stop_1_EW

Ya no es original decir que Liam Neeson se convirtió de acá hace algunos años en un verdadero astro del cine de acción. El hombre se reinventó así mismo; cada tanto podemos verlo ahora en dramas o comedias de tinte social, pero su fuerte de atracción al público resultó ser una suerte de personaje que construyó alrededor suyo.

No es el héroe de acción prototipo de los ’80 lleno de músculos y sin ninguna incorrección; claro, tampoco es el joven galán que se queda con la/s chicas mientras corre la adrenalina por su cuerpo; es un antihéroe, un hombre común arrastrado por la desesperación de la circunstancia (aún encarnando a un policía o un agente cuyo trabajo sea salvar el día); quizás el referente más cercano en su estilo sea Bruce Willis en ciertos aspectos, pero Neeson le gana en su tono parco, recio, y a su vez entrador.

Sí, Non-Stop es otro vehículo para demostrar lo mucho que tiene para entregarle al género, y hay que decirlo, es otro acierto en su carrera.

Películas como esta ponen en una encrucijada a quien tiene que comentarlas, no se puede adelantar demasiado de su argumento que cambia repetidas veces y guarda varios cambios de rumbos. Veamos en resumidas líneas, Liam es Bill Marks un Agente de seguridad de a bordo; se encuentra dentro de un vuelo que se dirige de Nueva York a Londres. Como saben los adeptos al género, estos personajes no pueden tener una misión tranquila; en pleno vuelo Bill recibirá un mensaje de texto alarmante, sino se transfieren U$S150.000.000 un pasajero morirá cada veinte minutos. Con eso alcanzará para el lector, y estamos sólo frente a la premisa principal, sólo hay que agregar que Bill es alcohólico y tiene un pasado complicado.

non-stop_2_EW

Más allá del protagónico absoluto del actor que inmortalizó a Darkman, Non-Stop tiene otros ases bajo la manga; por ejemplo, un elenco secundario en dónde encontramos a la eternamente eficaz y todoterreno Julianne Moore (¿Habrá algún papel que no le quede a su altura?), la promesa Lupita Nyong’O, y esa cara conocida de Linus Roache que merece muchísimo más reconocimiento del que tiene.

Son muchos los factores positivos de Non-Stop, pero lo que hace mover tan bien su engranaje, su ancho de espadas, es su director.

Juame Collet-Serra ya no debería tener que ser presentado, cuanta en su haber con films como La Huérfana, la tardíamente reconocida La Casa de Cera, y otro hito en la carrera de acción de Liam Neeson, la sobresaliente Desconocido.

El director catalán le otorga todo lo que un film de este tipo tiene que tener, muchísima tensión, ritmo, clima opresivo, una cuota de acción clásica sin abrumar, un mecanismo de reloj, y unas cuantas vueltas de tuerca que si bien son de un guión que no le pertenece son manejadas con claridad.

non-stop_3_EW

Películas como Non-Stop logran que se les perdonen algunos hilos notorios, ciertas incongruencias, y sobre todo ese patrioterismo simple al que Hollywood nos ha acostumbrado. Todo eso viene a descontar, pero en la balanza pesa mucho más el haber pasado un rato demasiado entretenido, en medio de personajes que nos importan, y habernos mantenido realmente aferrados a la butaca.

 

Anexo de Crítica por Rolando Gallego

Desde el arranque de “Non-Stop”(USA, Francia, 2014) uno sabe que hay algo que no cierra. Liam Neeson se brinda de lleno a Jaume Colet-Serra, una vez más (ya colaboraron en “Unknow”), y logra componer a Bill, un marshall aéreo norteamericano, que tras la dura fachada de su rigurosidad en lo laboral, esconde secretos que pueden ser puestos en juego en momentos de tensión posterior. Bill tiene un trabajo adrenalínico, pero claro está, como siempre esto sucede para los otros que no lo hacen.

Hay mucho de imaginación en esto de creer que ser policía aeronáutico tiene mucho de James Bond, pero en realidad tiene que ver mucho más con una desgastante tarea en la que casi nunca pasa nada, pero cuando pasa, ahí hay que estar con todos los sentidos alertas.

non-stop_4_EW

Claro está que no es el caso de Bill, quien antes de cada vuelo, y para poder superar el despegue del avión en cada viaje que emprende, toma cantidades, controladas, de alcohol. Igualmente el miedo no desaparece, así que debe encerrarse en uno de los baños de los jets a fumar, tomar nuevamente y tratar de pensar en otra cosa más que el tiempo pase rápido y llegar a tierra. Pero su celular comienza a recibir extraños mensajes, alguien lo interpela dándole indicaciones que debe seguir, caso contrario una persona cada veinte minutos morirá.

Collet-Serra construye un relato vertiginoso a 10 mil pies de altura sabiendo que la tensión se irá generando con cada paso y decisión que el personaje de Bill tome. Cabe aclarar que a Bill mucho no le hacen caso, y excepto la fe ciega que deposita una de las pasajeras, Jen (una Julianne Moore correcta), debe arreglárselas él solo para poder tomar el camino necesario que lo lleve a una óptima resolución del conflicto. Todos son sospechosos. La conspiración a la hora del día.

non-stop_5_Ew

Más cuando el director decide narrar la historia pero de manera inversa. Bill es observado con recelo por cada uno de los pasajeros del jet, incluyendo la tripulación a bordo. Los trazos gráficos que corresponden a los SMS que va recibiendo, como así también la utilización del primer plano para contar, es lo que va generando la adrenalina necesaria para este tipo de historias. Hay momentos que podrían ser obviados, cargados de un sentimentalismo y amaneramiento innecesario (la historia de la niña que viaja sola, alguna revelación sobre Jen o sobre el mismo) que restan potencial y fuerza a la búsqueda de aquel que intenta matar a todos en el avión.

La música también merece una mención en este sentido. Cual programa de reencuentros televisivos enfatiza la sensibilidad de un discurso que va por otro lado, el relato de una búsqueda desesperada casi en tiempo real. Heredera de “24” o de películas de género como “Plan de Vuelo” o “Air Force One”, el hábil Collet-Serra va más allá generando atmósferas y un tratamiento de la imagen (granulado/color) que incita al dinamismo y la continuidad de la acción. Atentos a una increíble pelea en uno de los pequeños baños, como así también a la inteligencia con la que Bill resuelve algunas situaciones complicadas (a modo de McGyver), en una película que sabe que el entretenimiento y la desesperación por la resolución por parte del espectador está asegurada.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar