Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 67 invitados conectado

Entrevista: Daniel Barosa "Ojalá a la gente le guste la película".

El realizador Daniel Barosa, director de la coproducción “Boni Bonita” revela detalles de la película.

La propuesta, protagonizada por Ailin Salas y Caco Ciocler narra la historia de amor y desamor de una pareja en medio de búsquedas personales. EspectadorWeb dialogó en exclusiva con el director.

¿Cómo surge la historia de Boni Bonita?

La inspiración vino de cuando yo y el productor brasilero de la película, Nikolas Maciel, éramos adolescentes en el comienzo de 2000 y frecuentábamos muchos conciertos de la música independiente de San Pablo. Yo era muy joven y admiraba esos músicos que se creían los más, pero con el tiempo vi que había mucho frustración y tristeza en ese movimiento.

¿Y la coproducción?

La coproducción surgió cuando conocí a Ailín Salas en el festival de Mar del Plata. Yo conocía y admiraba su trabajo y cuando me entere que ella hablaba portugués pensé: encontré a Beatriz! Ninguna otra persona puede hacer ese papel. Cambiamos el personaje para que sea argentina para que Ailín pueda hacerla. Ella es muy talentosa, puede contar mucho con solo una mirada. Es un talento raro.

¿Cuánto de autobiográfico tiene la historia?

La vivencia que tuve en el movimiento independiente de música de San Pablo. Pero eso fue más para construir el mundo y las frustraciones de los personajes. Para el personaje de Beatriz, conté con la ayuda de la talentosa directora argentina Bárbara Sarasola-Day que participó como Script Doctor del guión. Cuando empecé a escribir el guión, mi abuelo se enfermó y falleció pocos meses después. De ahí vino mucho de la relación y el amor de Rogerio por su abuelo.  

¿Cómo seleccionaste al cast?

Bueno, Ailín, cuando la conocí, ya no podría imaginar otra persona en el papel. Después vino Caco Ciocler, que es un gran actor brasilero con muchísima experiencia y talento. Hace muchas telenovelas, teatro y cine, o sea, de todo. Admiro mucho su trabajo pero nunca imaginaba que lograría tenerlo en la película. La suerte es que a él le gusta mucho el cine argentino y trabajar con primeros directores y cuando le conté más del proyecto le encantó. Caco es un actor muy versátil –parece un camaleón–, habilidad muy importante para lograr traer tristeza y al mismo tiempo soberbia a un personaje que es nada querible.

¿Qué tipo de tratamiento le diste a la imagen para que quede de esa manera en la pantalla?

La intención era mostrar el pasaje del tiempo en la película. En los personajes, paisaje y también en la imagen. Por eso trabajamos con diferentes formatos. Primero 16mm vieja con lentes antiguas para tener ese aire nostálgico, después Super 16mm con lentes más modernas que nos da una transición de la nostalgia al presente y finalmente con digital que es lo que estamos acostumbrados hoy en día.

¿Qué fue lo mas difícil de rodar?

Todo fue bastante difícil porque lo filmamos durante 3 años, con pausas larguísimas entre cada rodaje. Entonces fue como hacer 3 películas diferentes. Pero una de las escenas más difíciles fue la del barco. La represa siempre estaba re tranquila, pero en el momento en que prendimos la cámara vino una tormenta y casi se hunde todo. Y estábamos filmando en película, o sea, no podríamos hacer muchas tomas! Nunca más quiero rodar en el agua.

¿Expectativas con el estreno en Argentina? ¿Para cuándo en Brasil?

Ojalá a la gente le guste la película. Y sino, que al menos traiga algo para ellas (amor o odio, lo importante es que una película haga sentir). El cine argentino es de muchísima calidad, entonces es una honra estrenar junto con tanto cine de talento. En Brasil el estreno esta previsto para finales del año, pero la situación acá de la Ancine (lo que seria el INCAA acá en Brasil) está complicada y muchos estrenos y rodajes se están retrasando. Ojalá todo se resuelva pronto y podamos volver a filmar.